Agustín Gómez Iglesias


 

"Dehesa de Arganzuela". Villa de Madrid, año V, 1966, núm. 19, pp. 48-55.

 

Vale la pena relatar la movida historia de este famoso predio concejil que rindió diversos e importantes servicios a los madrileños durante cinco siglos de vida pública y documentada, más otros dos, al menos, de existencia real, bien que anónima para nosotros; rendimientos prestados, al principio, como simple prado comunal y después ya con el carácter de dehesa organizada, indispensable al abasto de carne de la ciudad y, al propio tiempo, beneficiosa para solaz y recreo de sus habitantes.

 

http://www.memoriademadrid.es/...VerFicha&id=27356&num_id=1&num_total=2

 

 

"Una mutación sorprendente: Madrid, de Villa a Villa y Corte". Villa de Madrid, año VII, 1969, núm. 27.

 

El impulso inicial, el primero de los hitos que luego se llaman Felipe II, Felipe IV, Carlos III e Isabel II, y que marcan la ascensión de Madrid a la categoría de gran ciudad, se debe a los Reyes Católicos. Ellos se preocupan de todo, y se custodian centenares de cédulas y provisiones, que testimonian su celo e interés por la Villa: desde simples medidas de policía urbana (que no anden puercos por la Villa , que se limpien y empedren las calles, que las tenerías se instalen en los arrabales, establecer el orden en las medidas de pan y vino y que se reparta una sisa para la fabricación de un nuevo reloj) junto a otras de más entidad.

 

http://www.memoriademadrid.es/...VerFicha&id=27362&num_id=1&num_total=2

   

"Molinos harineros madrileños durante la Alta Edad Media". Villa de Madrid, año VII, 1970, núm. 29, pp. 72-76.

 

Acerca de los molinos harineros madrileños, medievales y posteriores en época, sabemos poco. Contados cronistas mencionan alguno incidentalmente, o sea como punto de referencia para fijar los linderos de algún lugar, así Mohed y algún otro, como Migas Calientes. El fuero de Madrid los incluye en una enumeración de recursos destinados a la obra y mantenimiento de la muralla (F. LXXI) , sin mentar nombre alguno. Hasta que la publicación de las indagaciones y fallos emitidos en 1427 por los beneméritos jueces pesquisidores Marcos y Guadalajara (Juan II, 1425 y 1427) sacan del anonimato al molino de La Arganzuela, al de Mohed y al denominado de María Aldínez, su propietaria en aquel tiempo.

 

http://www.memoriademadrid.es/...VerFicha&id=27364&num_id=1&num_total=2

 

 

"Amaniel, Cantarranas y arroyo Beacos". Villa de Madrid, año VII, 1970, núm. 30, pp. 57-64.

 

En la documentación más antigua conservada (1434), aparecen dos montes concejiles madrileños acotados: el monte de Cantarranas y más allá el denominado de Amaniel. El límite entre el monte y la dehesa de Cantarranas, de propiedad particular, era el arroyo de Cantarranas, actualmente cegado; él discurría a través de la Moncloa y por el fondo de una tremenda barranquera, atravesaba el puente actual que la salva, denominado vulgarmente de los Catorce Ojos y desembocaba en el Manzanares por el Vado de los Harineros, que señala el comienzo de los Viveros de la Villa.

 

http://www.memoriademadrid.es/...VerFicha&id=27366&num_id=2&num_total=2

   

"La Sagra madrileña, el Campo del Moro y la Casa de Campo". Villa de Madrid, año VIII, 1971, núm. 33, pp. 9-20.

 

Sobre la composición estructural y fases sucesivas relativas a la morfología de esta grandiosa heredad sabemos bien poco; tan sólo en tal aspecto algunas escuetas noticias ofrecidas por don Pascual Madoz (Dic, X, págs. 910-912) son aprovechables. Respecto del pormenor de los hechos, casi contemporáneos al derribo de la puerta y torres de Valnadú, así como de la tremenda operación referente al allanamiento y nivelación del enorme barrancal cuya dilatada extensión iba de la calle del Arenal a la actual Plaza de la Armería, lo ignoramos todo.

 

http://www.memoriademadrid.es/...VerFicha&id=27270&num_id=3&num_total=3

   

"El madrileño Ruy González de Clavijo y su embajada a Samarcanda". Villa de Madrid, año IX, 1972, núm. 35-36, pp. 75-82.

 

La notoria celebridad alcanzada por su arriesgado y brillante viaje, contrasta agudamente con la exigüidad de datos relativos a la vida de R. G. de Clavijo. Dejando a un lado las consejas y fábulas, que envuelven tanto al protagonista Tamerlán, como al viajero y sus hazañas -leyendas achacables a la interpretación renacentista y a lo maravilloso popular-, apenas quedan unos cuantos datos útiles, extraídos de Fernández de Oviedo. Quintana, León Pinelo, Baena, etc., a fin de trazar un breve esbozo biográfico.

 

http://www.memoriademadrid.es/...VerFicha&id=27294&num_id=2&num_total=3

   

"Origen y evolución del solar propio de la Plaza de España madrileña". Villa de Madrid, año X, 1973, núm. 38, pp. 49-61.

 

El área correspondiente a la actual plaza de España representa, más o menos, una segunda parte del Valle de Leganitos, denominación tradicional del lugar, sin duda muy temprana, bien que ocurra documentada, que yo sepa, tardíamente.

 

http://www.memoriademadrid.es/...VerFicha&id=27305&num_id=1&num_total=4

   

"Las arduas y espinosas relaciones entre la Mesta y Madrid. Una actividad desconocida dentro del Campo de la Tela (1273-1849)". Villa de Madrid, año XI, 1973, núm. 41, pp. 75-86.

 

La ausencia de cañadas dentro del término municipal de villa y tierra madrileña era una prerrogativa de importancia excepcional, cuya secuela más eficaz estribaba en la garantía efectiva de substraer a los vecinos y moradores de su alfoz de la férrea jurisdicción de los alcaldes entregadores de la Mesta; aparte de los posibles estragos ocasionados en panes y viñas, los alcaldes ordinarios de Madrid y su tierra eran los llamados a entender en las querellas suscitadas por ¡os pastores mesteños contra cualquiera persona de Madrid y su tierra.

 

http://www.memoriademadrid.es/...VerFicha&id=27314&num_id=4&num_total=4