Madrid, 30 de mayo de 1466

Carta del Concejo a los regidores de Guadalajara

sobre los precios de la carne en Madrid


irtuosos señores regidores de la cibdat de Gualdalhajara: Alfonso Gonçález, escrivano del concejo de la noble e leal villa de Madrit, me encomiendo en vuestra merced, a la cual, señores, plega saber que recebí una letra vuestra por la cual me embiades dezir que vos escriva los precios de cómo están las carnes tomadas en esta villa este año de sesenta e seis fasta el día de Carrastollendas del año venidero. Están a estos precios: el arrelde del carnero a onze maravedís; el arrelde de la vaca, siete maravedís; el arrelde de la oveja, como de la vaca; el arrelde del cabrón, a ocho maravedís; el arrelde de la cabra, a seis maravedís; el arrelde de la ternera rezental, como el carnero; el arrelde de las mamonas que son a vista de los fieles. Que fasta sant Joán vendan carneros cojudos, e desde sant Joán fasta sant Miguel de setiembre que den carneros castrados; e si carneros cojudos vendieren, que los den al precio de la oveja o vaca; e desde sant Miguel fasta Carrastollendas que puedan vender borregos e carneros cojudos al precio de onze maravedís el arrelde. An de dar desde oy fasta sant Miguel de setiembre carnero abasto, e desde sant Miguel a Carrastollendas cada día doze carneros. Otra persona non á de vender carne a peso nin a ojo salvo solamente los obligados, so cierta pena. An a dar abasto de sol a sol todas carnes abasto, so cierta pena. Dan a los carniceros de horas francas sin pagar tributo alguno. Danles tablas sin precio alguno. An de pesar bueyes de arada de los vezinos de la villa cuando fueren viejos o harones o descornados al precio de la vaca seyendo la carne razonable, e si no fuere tal a vista de los fieles, anlos de vender solamente el día de miércoles de la semana en que se oviere de vender; en aquel día, fasta ser vendido el tal buey, no se á de vender otra carne. A de levar un día antes el señor del tal buey a licencia de dos o tres regidores e de mí; que se non venda otra carne fasta ser vendido el tal buey, so cierta pena. An de vender las turmas a tres maravedís el par; la cabeça del carnero sacada por coyuntura, dos maravedís; el asadura del carnero toda entera, toda la semana, cuatro maravedís; el miércoles e sábado, cinco maravedís. No an de pesar cabeça de carnero. El asadura de oveja o cabra, dos maravedís; miércoles e sábado, tres maravedís; la cabeça d'esto a un maravedí; la asadura del cabrón, como del carnero. E, señores, por esta forma están ante mí obligados. Si otra cosa mandares en que vos yo pueda servir, lo faré, señores. D'esto vos embío esta fe que pasó ante mí, en trenta días de mayo d'este año del Señor de mil e cuatrocientos e sesenta e seis años. Alfonso Gonçález.»

GITHE (Grupo de Investigación de Textos para la Historia del Español): Banco de datos (CODEA) [en línea]. Corpus de Documentos Españoles Anteriores a 1700. [con acceso el 11-diciembre-2012].
http://demos.bitext.com/codea/codea.asp?orden=0017&paleografica=on&critica=on&busqueda=Madrid